La tendencia es trabajar en entornos de trabajo móvil, según las necesidades de la empresa y de cada trabajador. Asignar un escritorio por persona es ya un método tradicional que incrementa gastos y es poco práctico. El futuro del trabajo ágil estará enmarcado en espacios de trabajo suministrados según necesidades.

Según publica la revista Capital Humano, una encuesta realizada a 600 ejecutivos cerca del 60% de los encuestados de grandes organizaciones pronostica una disminución en la necesidad de espacio para oficinas, como resultado de los estilos de trabajo del futuro (por ejemplo, la tecnología permite cada vez más que las personas sean trabajadores nómadas y que el trabajo se convierta en algo más “local”).

La oficina tradicional va pasando a la historia

 Se dice que el trabajo ágil será el próximo desafío de las corporaciones.

  Será de extrema importancia para las empresas encontrar una nueva medición de los costos involucrados en “proporcionar lo necesario para el trabajo”

  Que deje atrás los métodos tradicionales de alquilar y asignar tarifas en un mundo medido por metro cuadrado. Debido a que la utilización de una oficina hoy en día es de sólo el 45%, los escritorios vacíos ya no tienen sentido en un mundo donde la movilidad y la agilidad será aceptada por todos como la forma más eficaz y sostenible para trabajar.

Un ejemplo de esta tendencia es Siemens Enterprise Communications. Esta empresa ha implantado con éxito en España, un nuevo escenario de trabajo basado en el concepto de trabajador móvil, Su objetivo es poner en  práctica de medidas de conciliación y satisfacción de sus trabajadores. Además, de esta novedad la empresa entiende como responsabilidad asegurar un trabajo de por vida a sus empleados y así lo ha hecho.

Fuente: Revista Capital Humano