Comunicación eficaz

El neurolíder sabe manejar sus emociones

Según una entrevista  realizada por Equipos y Talento Silvia Damiano, experta en neurociencias aplicadas al liderazgo, el líder del futuro es la persona consciente de sus capacidades cerebrales que sabe manejar sus emociones.

 Este nuevo tipo de liderazgo es el nuevo paradigma ya que las organizaciones exitosas necesitan organizar a un conjunto de personas  para que trabajen en colaboración.

El neurolíder es consciente de sus capacidades cerebrales

Según las recientes investigaciones  del campo de las neurociencias, ser un neurolíder es conocer cómo el cerebro influye en nuestros comportamientos, toma de decisiones y cómo respondemos frente al cambio, aspectos a los que nos enfrentamos en el día a día.

  • Un neurolíder es alguien que es consciente de sus capacidades cerebrales y las utiliza para liderar más eficazmente.
  • Es el que se preocupa de que su cerebro se mantenga equilibrado para un mejor rendimiento y manejo emocional.

El neurolider  influye con sus habilidades sociales

No solo cuentan las capacidades innatas sino  la responsabilidad de dirigir un equipo, las habilidades sociales y el deseo de obtener resultados.

El concepto del liderazgo ha cambiado ya que, tengamos un equipo al que dirigir o no, igualmente tendremos que influir en otros, ya sean clientes, socios, etcétera. En todos los casos, nuestras conductas afectan directamente todas nuestras interacciones.

Ya no es un tema de cualidades innatas sino de desarrollar habilidades sociales y balancearlas con el deseo de obtener resultados.

El reto del nuevo liderazgo  no excluye a los líderes “tradicionales”

Sin embargo ellos necesitan adaptarse a los cambios ese es su principal reto.

La transformación ocurre con o sin nosotros. El concepto de lo “tradicional” está gravemente amenazado y el cambio es algo que no podemos evitar, aunque nos resulte incomodo. 

Nuevos paradigmas: el poder del líder con cerebro calmado y equilibrado 

La empresa es un conjunto de inteligencias que colaboran y trabajan en armonía.

La empresa es un conjunto de personas, un conjunto de cerebros trabajando al unísono.

Si hay disfunciones en la forma en la que se dirige, esto se traducirá al ambiente laboral y más tarde afectará a la cultura de la organización.

Un cerebro equilibrado, calmado y centrado, provoca una energía armoniosa, donde la creatividad florece y las decisiones son de mejor calidad así como la claridad de las mentes involucradas.

El concepto de Manager  y las organizaciones jerárquicas son conceptos obsoletos

Las organizaciones se organizan y gestionan desde otra visión, a partir de la flexibilidad y colaboración.

La generación conectada está más informada que las anteriores, sus patrones de comportamiento son más flexibles en general y desafían las formas rígidas de pensamiento, la falta de transparencia y de autonomía. El sistema de mando del “palo y la zanahoria” está muriendo.

Silvia Damiano Premio a la Excelencia en Aprendizaje y Desarrollo del AITD, Instituto Australiano de Capacitación y Desarrollo, en su  libro “Implícame” (Engage Me) trata sobre el compromiso en el trabajo, la implicación personal en proyectos, la perspectiva de la neurociencia y  cómo lograr un mayor rendimiento en los equipos.

Afirma que las neuronas  de cada persona nos hacen diferentes y especiales, nos proporcionan diferentes cualidades, una de ellas es la capacidad de saber acertar en decisiones. Otra la capacidad de actuar con inteligencia emocional.

A continuación, te dejo con un vídeo acerca de un proyecto Neurociencia del Liderazgo, investigación que se está realizando por ESADE y la Universidad Estatal de Arizona, estas  entidades actualmente estudian el cerebro  de estudiantes de MBA.

Fuente: Entrevista