Sobre cómo las actitudes afectan al comportamiento y a los resultados del trabajo.

actitud-en-el-trabajo

El poder de la actitud

No sé por qué, pero la actitud del nuevo Director General hacia los otros directivos no me gusta nada.”

“Si mantienes la actitud de agobiarte antes de tiempo, no sacarás el trabajo adelante.”

Pedro, cuando  se enteró que tendría un nuevo jefe a través de una revista especializada adoptó una actitud desconfiada.

La actitud de servicio, de disponibilidad de la nueva colaboradora es muy positiva demuestra ganas de aportar al equipo.

Los colaboradores de cualquier entidad ante un mismo hecho o  situación asumen diferentes actitudes.

La actitud predispone al colaborador de la organización hacia un comportamiento favorable o desfavorable. Por tanto, el  conocimiento y la comprensión de las actitudes del personal nos permite predecir su comportamiento.

El estudio de la actitud pertenece a la psicología social, aunque este concepto también es de interés para la sociología.

3 TIPOS DE ACTITUDES

Expertos de la sicología social destacan  que en el comportamiento organizacional se dan tres tipos de actitudes: satisfecho, implicado y comprometido.

Satisfecho con su trabajo.

Pedro está contento con el puesto que tiene en su empresa, su puesto es adecuado a su formación.

 Piensa que está bien remunerado, tiene el aprecio de su jefe, se lleva bien con sus compañeros –salvo pequeñas discrepancias-.

Pedro, es por tanto, una persona satisfecha con su trabajo.

A Pedro no le interesa la empresa como organización; lo que cuenta es que tiene un trabajo, que está medianamente contento, pero que el día de mañana a lo mejor, se marcha. Aunque está bien en su trabajo, sabe  que su situación puede ser temporal.

En este caso, la satisfacción en el trabajo está ligada con los sentimientos, emociones y vivencias positivas. Desde el sentido común y de la lógica aquellas personas que obtienen un alto nivel de satisfacción con sus actividades establecen actitudes positivas y beneficiosas para la empresa.

Implicado con su trabajo.

 Alfredo siempre consigue los objetivos que le marcan. Es responsable, trabajador, puntual, se forma de modo autodidacta; es exigente.

 Pone toda “ la carne en el asador” porque sabe que si el proyecto sale bien, podrá destacar ese logro en su currículo y así, conseguir otro trabajo mejor pagado. Este mes ha presentado su candidatura en 2 empresas a las que sigue en las redes sociales.

Alfredo se identifica con el trabajo que él realiza, pero su organización en realidad, le importa poco. 

Alfredo está comprometido con su profesión.

Colaboradores como Alfredo hay muchos, se trata de empleados que les importa mucho dejar en alto su valía personal y tener un reconocimiento de su desempeño. Este tipo de empleados  se sumergen en la misión y el cometido asignado, invierten toda la energía y tiempo necesario para realizar bien sus funciones.  Les importa mucho su trabajo y quieren destacar haciéndolo lo mejor posible.

Comprometido con su  organización. 

Carolina trabaja en una empresa de Telefonía, es una persona que cree en los credos de su empresa.

El fin de semana pasado, defendió de forma fehaciente a su empresa, aclarando los insultos de un familiar a su empresa. Dijo: “Perdona, estás muy equivocado: Mi empresa procura evitar esas incidencias, está cambiando mucho, para eso nos forman y supervisan la calidad de nuestro trabajo a diario.” Contó  como se organiza el equipo de atención al cliente, cómo escucha y hacen un seguimiento a cada cliente. En su defensa manejó  cifras y datos  demostrando que cada vez conseguían un mejor servicio post- venta  para mantener a los clientes satisfechos.

En este caso, Carolina defiende a su empresa como parte de ella.

Carolina es una embajadora de su marca. Se identifica con los valores corporativos, con las metas, los objetivos y la cultura de calidad de su empresa a tal punto que hace de  abogada aclara y argumenta a favor de su empresa.

Carolina es una trabajadora comprometida con su organización.

Una trabajadora engagement.

Carolina habla fuera del ambiente laboral de forma positiva de su empresa,  de su jefe, de sus compañeros. Tiene un arraigado sentimiento de pertenencia. Está orgullosa de formar parte de esa empresa, quiere seguir trabajando en esa empresa, durante muchos años.

 

Tú, ¿qué opinas de Carolina? Deja tu voto en la pequeña encuesta.

¿ Crees que el éxito de una organización depende del compromiso individual y colectivo de sus integrantes?  Si tienes algún caso, cuéntalo.

¡Muchas gracias!

Fuentes consultadas:

Engagement

Actitud laboral