comunicar

Gestionar la comunicación interna

Sobre los dos primeros pasos básicos al organizar el área de comunicación interna: búsqueda del profesional especializado y asignación de misión y objetivos

MODELO ALTERNATIVO PARA LA GESTIÓN COMUNICACIÓN INTERNA (1)

I-PAUTAS-COMUNICACION-INTERNA

No tengas ninguna duda, el profesional de comunicación interno tendrá mucho que ver con el logro de objetivos de tu empresa. El o ella con su actitud, rol, gestión y decisiones tiene el poder de contribuir a la competitividad y  de mejorar la capacidad de innovación de la empresa.

Paso 1. La elección del profesional de comunicación interna

Cuando estamos decididos a invertir en comunicación interna necesitamos tomar de forma responsable dos medidas iniciales: elegir al profesional adecuado y asignarle una misión.

1º Designar al responsable o bien, a un director/a de comunicación interna  (1)

La comunicación interna eficaz es una prioridad, no la dejes en manos de cualquier persona, por muy simpática que sea.

La persona responsable de gestionar la comunicación interna debe tener  sobre todo buena actitud, formación, experiencia, y además, reunir unas competencias y habilidades como comunicador/a.

El perfil ideal del responsable de Comunicación interna

10 requisitos claves del especialista de comunicación interna

Tomando como referencia algunas  conclusiones de estudios de investigación sobre comunicación interna en el mundo, lo recomendable  es que  el perfil reúna por lo menos algunos, o muchos de los siguientes requisitos:

  1. Licenciado universitario.  Diplomado en Ciencias sociales y Humanas. Publicidad y RRPP. El perfil más solicitado suele ser el de licenciado en Ciencias de la Información, por su formación en periodismo, comunicación audiovisual y en nuevas tecnologías.
  2. Estudios de postgrado. Máster en Comunicación con la finalidad de avalar un amplio conocimiento en las teorías de la información y comunicación, en el diseño de estrategias de comunicación, así como en el diseño y  desarrollo de soportes digitales.
  3. Manejo en redes sociales y en herramientas 2.0.
  4. Formación en Dirección de Personas, en Dirección de Empresas y en Marketing.
  5. Otras áreas de conocimiento. Conocimiento en: economía, psicología, publicidad, relaciones públicas, responsabilidad social, diseño, marketing, política, sociología, ética y deontología, etc.
  6. Conocimiento de la empresa donde trabajará: sector, cultura y entorno del negocio.
  7. Experiencia contrastada en puestos de  responsabilidad en materia de comunicación.
  8. Experiencia en trabajo y gestión de equipos multidisciplinares.
  9. Experiencia y/o formación  en gestión de proyectos.
  10. Según el tipo de responsabilidades: idiomas, disponibilidad para viajar.

Rasgos característicos:

Por lo menos debe reunir los siguientes rasgos:

Honestidad, simpatía, proactivo, liderazgo, trabajo en red, trabajo en equipo, creatividad, buen comunicador, creatividad, sentido de la organización, asertividad, toma de decisiones, madurez.

 Paso 2. Asignar  una misión, posición y objetivos concretos.(2)

Misión. Liderar y gestionar las comunicaciones internas online y offline a través de los canales oficiales que decida implantar la empresa.

Posición ideal:  Adjunto al Dircom. Dada su posición clave y el puesto estratégico debe ser consciente que deberá actuar en las siguientes facetas como lo sugiere Joan Costa:

estratega creativo, asesor, político, planificador, defensor de conductas, animador de grupos, abogado de público, ingeniero de emociones.

Objetivo: crear una cultura de conocimiento y colaboración generando engagement.

Tres sugerencias

Si eres Director de Recursos Humanos o Director de una empresa, me permito sugerirte lo siguiente:

Primera.  Hacer una reflexión sobre el puesto considerando las prioridades y objetivos del negocio y trasladarlo a un documento.

Al diseñar el puesto del responsable de comunicación interna hay que especificar:  el nombre del puesto y el área al que este adscrito (RRHH, Dirección de Comunicación, o …) y su relación con las otras áreas de la empresa, el perfil básico en cuanto a edad, formación básica, áreas de conocimientos, idiomas, experiencia, habilidades sociales, actitudes), concretar las 3 funciones más importantes (qué hará y para qué) y las responsabilidades que tendrá.

Segunda. Si tienes muchos candidatos, concluido el reclutamiento y el proceso de pruebas, teniendo en cuenta los resultados de la entrevista personal,de los test de conocimientos y de personalidad y con la descripción de tareas y perfil del puesto hay que elegir al profesional más adecuado para el momento que atraviesa la empresa. Considero acertado delegar esta misión al profesional  especialista con mejor inteligencia emocional y  actitud.

Segunda. Pero, si crees que aún no es el momento de contratar, siempre puedes acudir a una agencia especializada o a un consultor/a autónomo.

Como conclusión, recuerda: invertir en un profesional especializado en comunicación interna es siempre rentable. La comunicación interna eficaz es una prioridad y una gran herramienta si se sabe utilizar, no la dejes al aire, o en manos de cualquier persona, por muy simpática que sea.

¡Suerte y acierto en tu decisión!.

Antes de terminar, te lanzo estas preguntas:¿ qué opinas de los rasgos expuestos; añadirías otro requisito? ¿Adjunto a qué departamento o persona lo ubicarías?

¿Te ha gustado?

  • Excellent
    0
  • Very Good
    0
  • Average
    0
  • Poor
    0
  • Terrible
    0

Quizás te interese...

Comunicación, liderazgo y presencia digital de las empresas

Estrategia de comunicación interna

El desinterés por la comunicación interna

Feliz 2015

Innovación y comunicación

  • Hola Lelia!

    Considero que es necesario entrenar las habilidades vinculadas con la inteligencia emocional. Ese debe ser un nuevo requisito.

    En relación con el área, siempre lo mejor es ubicar la función de CI cercana al equipo directivo, pero en la realidad esto no siempre es así.

    Por ahí resulta bueno comenzar a desempeñar las tareas de comunicaciones laborales desde el área de gestión de personas o de relaciones institucionales. Y poco a poco, obteniendo resultados concretos, ir aproximándose a los máximos roles de conducción.

    ¡Saludos!

    • ¡Hola Maximiliano!

      Es verdad, es imprescindible poseer habilidades de inteligencia emocional: asertividad, empatía, escucha.

      Respecto al área también comparto la idea que lo ideal es próximo a la Alta Dirección, pero si no se puede, creo que lo importante siempre será la habilidad del profesional para gestionar. Como dice Manuel Tessi la mejor gestión no depende del lugar, sino de la actitud, ingenio y dedicación que ponga en el trabajo el responsable de la comunicación interna.

      Muchas gracias por tus generosas aportaciones.

      ¡Un abrazo!

  • Coincido con Maximiliano en cuanto a la formación en inteligencia emocional que debe integrarse en el responsable de CI que, junto a lo que mencionas en tu post, conocimiento de la empresa y su cultura, impulsarán una gestión sustentable y que, en general, cause un impacto positivo entre los colaboradores.

    Creo firmemente que no solo de “nombres de cargo” vive la Comunicación Interna… sino precisamente del Don de Gente de quien lo ostente… por eso la empatía y la honestidad van a aportar al éxito, a la integración…

    Viví de cerca una situación en la que el responsable de CI (durante muchos años) debía asumir nuevos horizontes profesionales y en su lugar colocarían a otra persona que venía de comunicaciones externas… cuando supo que le tocaría asumir la nueva oportunidad, alegaba que no tenía “paciencia.” La CI exige un roce permanente: siempre, siempre, estás expuesto a los colaboradores… desde esa posición, desarrollamos ese conocimiento particular tan necesario para conectarnos y para ayudar a conectar… definitivamente para eso, más que paciencia, se necesita estar con todos los sentidos observando, escuchando, empatizando…

    Un lujo y un honor trabajar en CI!

    Lorena Ferrer C.

    • Así es Lorena,el responsable de comunicación interna tiene que ser un experto conocedor de su empresa, del entorno del negocio y de su cultura empresarial. Necesita además, manejar muy bien sus emociones.
      Las personas somos sobre todo seres emocionales antes que racionales.Los sentimientos activan nuestros pensamientos y éstos nos hacen actuar. Por eso, es importante pensar en positivo, cuidar la calidad de pensamientos y aplicar la inteligencia emocional (a todo tipo de situaciones) en el entorno laboral.
      Lorena, en tu comentario haces alusión al Don de gentes. Sin duda, es un atributo clave de nada sirve la formación, la experiencia, sino existe una calidad humana que nos hace comprensivos, agradables en trato y tolerantes. Es tan importante este aspecto que muchas empresas (sobre todo públicas) han implantado programas para mejorar la calidad humana de sus colaboradores.
      Mil gracias por tu interesante comentario y por dejarnos tu experiencia. Saludos

      • Gracias por tus comentarios, Lelia. Recibe un fuerte abrazo!

Suscríbete al blog por correo electrónico