En este post propongo usar el sombrero rojo de Edward Bono  para expresar nuestras emociones y dejarnos guiar por nuestra intuición. Señalo 6 ocasiones para ponernos este color de sombrero.

sombrero-rojo

¿Es necesario dejar hablar al corazón, escuchar a la intuición? 

Bono y el sombrero rojo

Edwardo Bono desde su método  “Seis sombreros para pensar “propone deliberar con el sombrero rojo para analizar hechos, problemas y tomar decisiones teniendo en cuenta las emociones, los sentimientos y  las intuiciones de todos los participantes.

El sombrero rojo permite que el pensador diga “así me siento con respecto a este asunto”

Según Bono, experto en creatividad, para acertar en la toma de decisiones  es necesario ponerse el sombrero rojo, con el fin de autorizar a cada uno de los participantes a exponer  perspicacias, corazonadas e  impresiones, sin tener que justificarlas.

Pensando con el sombrero rojo

Al ponernos este color de sombrero dejamos actuar a nuestra intuición y damos paso a nuestros sentimientos, decimos: “Esto me gusta” ¡Esto no es bueno!.  ¡Me da pánico! ¡Intuyo que irá mal! ¡Me gusta! ¡Desconfío!

La vida laboral está impregnada por emociones y sentimientos; si son positivos se promueve la consecución de las metas, si son negativos tienen un efecto en la cuenta de resultados.  No olvidemos que el mal humor, la tristeza y  la apatía viajan como virus de un departamento a otro, dañando el ambiente por contagio emocional.

La intuición señala el camino

La intuición es una herramienta clave para las decisiones.  El diccionario de la Real Academia nos recuerda que debe entenderse  como:

 La facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento. La percepción íntima e instantánea de una idea o una verdad que aparece como evidente a quien la tiene.

Cuando los problemas nos desbordan, o se vuelven complejos conviene acudir a nuestra intuición. Siempre tiene algo importante que decirnos: nos ayuda a advertir y correr peligros innecesarios, a identificar nuevas oportunidades, a confiar o desconfiar, a percibir posibles riesgos ocultos.  La intuición sin duda es un complemento valioso que la razón no debe desatender.

Por otro lado, las emociones generan sentimientos, reacciones y conductas. Si el miedo, el pesimismo, el enojo, la desesperación, el orgullo, el miedo, la decepción, la ansiedad, la preocupación, la frustración, la incertidumbre, la culpa… domina el ambiente se resiente el desempeño y la productividad. De ahí, la importancia de aprender a gobernar nuestras emociones.

Invitando a ponerse el sombrero rojo

Precisamente porque el estado anímico, las emociones y  el temperamento de los trabajadores en general tienen efectos  en la creatividad,  en las tasas de rotación, en las negociaciones, en la  productividad y en los procesos de toma de decisiones  hay que ponernos el sombrero rojo para:

  • Convocar y reunir  a colaboradores de diferentes áreas para escuchar propuestas y seguir mejorando.
  • Promover conversaciones internas en un clima de entendimiento, de modo que la diversidad de opiniones y perspectivas enriquezca el debate y las decisiones.
  • Para dejarnos llevar por la intuición y opinar.
  • Para expresar sentimientos y cómo nos sentimos.
  • Para comunicar emociones puntuales: alegría,  ira, temores…
  • Decir  lo que nos gusta y disgusta.

En definitiva, para comunicarnos mejor y expresar: corazonadas, premoniciones, presentimientos, olfato, sentimientos, suposiciones, creencias…

6  acciones para favorecer la comunicación emocional en el trabajo

Los buenos directivos  y los colaboradores emocionalmente inteligentes valoran la comunicación preventiva, utilizan la inteligencia emocional para empatizar y conseguir un entorno de trabajo agradable, para dejar expresar y entender al otro.

la comunicación emocional potencia la efectividad de los mensajes, creando cercanía.  A continuación  6 acciones que contribuyen a mejorar la comunicación emocional:

  1. DAR VALOR A LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

Con el sombrero rojo se forma y se asesora  a directivos, mandos medios y colaboradores en general, para que sean mejores comunicadores, se les reitera que la inteligencia emocional  es parte clave en el proceso de comunicación. Como mandos están obligados a escuchar desde la empatía.

2.   SER CONSCIENTES DEL VALOR DE LA ESCUCHA ACTIVA

Con el sombrero rojo enseñamos a través de un programa de formación preventivo que el autodominio y la gestión de las propias emociones es una responsabilidad personal para evitar conflictos.

Así también, con el sombrero rojo en las reuniones interdepartamentales se escucha desde la empatía, la  asertividad, con inteligencia emocional a las diferentes áreas del negocio y se antepone la responsabilidad de sacar adelante proyectos y coordinar trabajos.

En resumidas cuentas, con este sombrero rojo se enseña a escuchar de forma activa con atención y concentración, entendiendo el mensaje y comprobando con preguntas, como ha sido interpretado.

3. PREVENIR CONFLICTOS LABORALES Y CREAR UN BUEN CLIMA

Con el sombrero rojo formamos a líderes en inteligencia emocional para que con su conducta y actitud favorezcan entorno de trabajo colaborativos.

Con este  sombrero, creamos consciencia a través de una campaña, con apelaciones emocionales que el clima positivo es responsabilidad de cada uno de los colaboradores y, no únicamente del líder.

 

4. DAR VALOR A LA INTUICIÓN Y PRESENTIMIENTO

Con este sombrero rojo:

  • Actuamos guiados por la intuición, valorando la posibilidad de ser flexibles.
  • Escuchamos silencios e interpretamos la comunicación no verbal.
  • Acertamos en la construcción de equipos de trabajo multidisciplinares, de modo que personas de diferente formación, experiencia, personalidad sean capaces de participar en reuniones innovadoras para solucionar problemas o  bien, mejorar métodos de trabajo por ejemplo.

 DAR IMPORTANCIA A LOS BUENOS MOMENTOS

Con el sombrero rojo, damos peso a la necesidad de fomentar buenas relaciones humanas y crear un entorno motivador y participativo.

Estas buenas relaciones crean un ambiente de confianza y desde este ingrediente los líderes consiguen motivar a sus integrantes de manera personal y grupal, favoreciendo el interés por participar en los proyectos departamentales.

6 DEJAR EXPRESAR OPINIONES, EMOCIONES Y SENTIMIENTOS 

El sombrero rojo nos enseña cómo liderar equipos, negociar con colaboradores y avanzar dejando expresar sentimientos y emociones.

Esta forma de comunicar promueve  una comunicación interna de 360º ya que permite crear un ambiente de sinceridad y empatía. Esta es la mejor forma de trabajar en coordinación con las áreas claves como son: RRHH, Formación, Marketing , RRPP y Comunicación Externa y por supuesto, con la complicidad e implicación de la  Dirección General.

 

Conclusiones

  • No olvidemos que las emociones negativas pueden jugarnos malas pasadas, pueden hacer fracasar el mejor de los proyectos; es mejor dejarlas expresar.
  • Las organizaciones empresariales son “redes” de personas, por tanto el control emocional, el entusiasmo y compromiso hay que gestionarlo dando valor a la comunicación emocional..