En este post me pongo el sombrero negro porque siendo críticos, veremos las consecuencias de  una mala selección de personal. Por otro lado, continuando con la historia del hotel nos encontramos que si la actitud de quien debe liderar es nociva para el equipo de trabajo es urgente escuchar al personal afectado y tomar medidas.

La realidad demuestra que las malas decisiones son muy costosas  y que las tensiones laborales tienen un límite, bloquean nuestro equilibrio personal y  merman de este modo la productividad.

CASO  CADENA HOTELERA LOS MADRILES (2)

Error en el reclutamiento

black-and-white-businessman-man-suit

El objetivo de esta historia es dejar claro que aunque los profesionales de recursos humanos siempre tratan de elegir a la persona más idónea para un puesto, lamentablemente, a veces se equivocan. Y así ocurrió con la contratación del  Subdirector General de la cadena de hoteles Los Madriles. Sucedió que el Subdirector en funciones fue ascendido al cargo de Director para  la cadena de hoteles de Londres, así los responsables de RRHH  no quisieron elegir candidatos externos,  por razones económicas se vieron en la necesidad de elegir con cierta prisa a un sustituto. El elegido en este caso, fue el Sr. Salazar.

 Un jefe tirano en la oficina

El subdirector, el Sr. Pedro Salazar, habla 5 idiomas, es un profesional con alta cualificación, con gran experiencia y educado, pero carece de habilidades sociales. Tiene fama de trabajador, exigente y desconfiado.

El Sr. Salazar no goza de la estima del personal, quienes lo conocen, lo tratan con respeto y lo evitan. Salazar pasa una mala racha, lleva ya 5 meses que las cosas le van de mal a peor . Su falta de empatía se ha visto agravada por la crisis matrimonial que atraviesa, afectando a su carácter y por ende, a su forma de trabajar. En sus funciones como jefe y líder es estricto y desagradecido, nunca reconoce el esfuerzo y el buen trabajo que realiza su equipo de colaboradores en su afán de mejorar la calidad de los servicios del hotel.

 Estallan los problemas

En las últimas semanas, se vienen sucediendo una serie de situaciones que no son buenas para el negocio hotelero. Las recepcionistas de la central de reservas están descuidando su trato con los clientes y responden a las llamadas con apatía y desgana.

El ambiente se ha vuelto tenso y se respira un malestar generalizado. Una tarde, la empleada más veterana mantiene una acalorada discusión con el subdirector, quien la insulta y menosprecia, ella responde altivamente a sus insultos con marcada ironía. A partir de este momento, el ambiente irá empeorando hasta el punto de propagarse a otras áreas del hotel. Yo también opino lo mismo,  no puedo más comenta  Carla, en la cafetería , menosprecia mi trabajo, me llamó inútil/…/

 El directivo autocrático

El Sr Salazar decide sin preguntar, es dueño de la información y no fija los objetivos a cumplir, es cuadriculado con la normativa interna, quiere tener el control de todos. Presume de ser eficiente y de conseguir resultados a corto plazo.

El subdirector del hotel, Pedro Salazar,  es un líder autocrático. Con su actitud  desafiante está creando problemas entre todo el personal. La situación estresante ya se cobró las primeras víctimas. Los absentismos se han incrementado notablemente y hay bajas por ansiedad y estrés. Los empleados en activo, cansados por la tensa situación, deciden contarle todo al Director que acaba de reincorporarse después de un mes de vacaciones.

Las tres recepcionistas de la central de reservas y los cuatro botones son los responsables de exponer los casos y las víctimas, para tratar de buscar una solución. Los empleados, se desahogan, exponen con todo lujo de detalles lo acontecido, todos coinciden que el Subdirector mantiene un trato abusivo con el personal, sometiéndoles a humillaciones. El Sr. García agradece el gesto de hablar, toma nota de las quejas , escucha pacientemente y les pregunta si tienen alguna sugerencia para cambiar el problema.

Los 7 empleados abruman al Director con tanta queja.El Director General es un directivo paciente, inteligente emocionalmente y asertivo. Asume que hay que  escuchar a las dos partes y resolver las dificultades con la mayor prontitud posible  y su mayor deseo es  que vuelva a reinar el buen clima de trabajo. Sin embargo, en esta ocasión, les interrumpe dice que ya ha escuchado suficiente y promete solucionar el problema.

El directivo participativo

El Sr Garcia es un líder resolutivo,que  promueve el diálogo para encontrar la mejor solución. Es un líder participativo que escucha, pregunta y que no margina a nadie.

Cuando los empleados se marchan, se queda pensativo y asombrado, se pregunta ¿qué puedo hacer para cambiar esta situación? ¿cómo actuar?

Conclusiones

La buena selección de personal no debe estar basada únicamente en el factor intelectual. En una empresa para relacionarnos de forma positiva, para influir en los demás y para competir sanamente se necesita liderar desde el autodominio personal.

Se ha demostrado que el directivo participativo obtiene mejores resultados utilizando la inteligencia emocional, un tipo de inteligencia que previene conflictos y favorece las relaciones interpersonales.