PREVENIR

En este post me pongo el sombrero negro para actuar con prevención y pensar en las seis  barreras que impiden la colaboración empresarial.

sombrero-negro

¿Conoces las barreras que impiden la colaboración?

La nueva realidad  que tiene como contexto la empresa en red, clientes y  sociedad conectada, demanda valorar todo el potencial que la cultura colaborativa puede aportar a cualquier organización.

Si bien promover  una cultura de colaboración es el desafío, conquistarla implica poner los medios para superar las barreras que pueden bloquearla.

6 barreras que frenan la cultura colaborativa

Estas limitaciones pueden estar: en la cultura empresarial, en un clima laboral inadecuado, en los líderes, en un exceso de canales, en mensajes poco efectivos o bien, en la falta de un responsable de comunicación interna.

 

colaboracion

Cultura empresarial desfasada. La cultura empresarial es la causante de todo lo que ocurre en cualquier entidad; está conformada por su historia, estilos de comunicación, políticas, normativas, credos y valores etc. Así por ejemplo, si la empresa no dispone de  políticas de comunicación y tiende al secretismo, si sus políticas en recursos humanos no promocionan el reconocimiento, la conciliación, o  el desarrollo personal  de su personal,  esta cultura es un impedimento para promover la colaboración.

Ausencia de mediciones de clima laboral  Aunque el clima laboral perfecto no existe,  sí es necesario realizar un seguimiento y un programa de mejora del clima existente. Convendría que el clima laboral sea evaluado periódicamente, como mínimo una vez al año,  debido a que el entorno es inestable y porque es necesario poner en cuestión  las políticas empresariales y escuchar al personal. Hay que medir tanto el ambiente físico formado por la distribución de espacios, ruido, luminosidad, ergonomía…, como el ambiente social integrado por  las políticas, comunicación, liderazgo, compañerismo entre áreas, etc.

Liderazgo. El líder sea directivo o mando medio puede obstruir la cultura colaborativa si no dedica tiempo a conversar con sus colaboradores, si no es capaz de liderar con el ejemplo, tampoco podrá transmitir confianza.  Si el  liderazgo es la influencia interpersonal ejercida a través de un proceso de comunicación con el equipo,  para crear coordinación y establecer una meta común, sera necesario tener en cuenta la personalidad y carácter del líder antes de promocionarlos a cualquier puesto de jefatura. Los líderes es decir, los jefes o directores deberían ser elegidos  además de sus conocimientos, por su integridad, credibilidad, por su capacidad para generar ambientes participativos. La colaboración se resiente si los líderes carecen de habilidades sociales.

Excesivos canales. En una época donde sobreabunda la información, se tiene el riesgo de caer en la desinformación. Una empresa no comunica mejor por tener 20 canales a disposición de su personal, sino por el adecuado uso que haga de los mismos. La colaboración se puede resentir si se bombardea al colaborador con demasiados mensajes o,  si no existe una política clara y unos criterios  para el manejo de esos canales. La saturación de canales también afecta al rendimiento y puede mermar la actitud colaborativa.

Mensajes inadecuados. Muchas veces el mensaje se ve empañado no por la estructura ni por el interés del mismo, por la falta de oportunidad en su lanzamiento. El interés de los colaboradores decae rápidamente, sino se transmite con  rapidez. Hay que identificar la actualidad, la oportunidad y claridad del mensaje. El mensaje eficaz debe aspirar a promover conversaciones, ser atractivo, claro, capaz de crear vínculos emocionales de enganchar.

Ausencia de un  profesional en comunicación interna En algunas organizaciones todavía no se delega a ningún profesional experto la  gestión de la comunicación interna. Se cree que la mejora de la  comunicación es la espontánea y la informal y como consecuencia, no se formulan ni diseñan políticas, ni planes, ni tareas de comunicación que garanticen el alineamiento del personal con los objetivos. Precisamente, porque no existen canales formales liderados por un experto, predominan los rumores y los malos entendidos, ambiente que impide la colaboración.

Reflexión

La colaboración básicamente requiere de unas políticas de personal justa y equitativas, de un liderazgo participativo, una cultura empresarial flexible, abierta y dialogante y además, requiere de un responsable de comunicación interna que lidere las conversaciones desde un plan. Este profesional puede trabajar el objetivo de implantar una cultura colaborativa, siempre y cuando tenga todo el apoyo y la implicación de la Alta Dirección.

¿Qué otra barreras limitan la colaboración? Déjanos tu opinión.