Empresas ágiles e innovadoras: los nuevos retos

En esta clase aprenderás que toda empresa está llamada a escuchar a su entorno para conocer las nuevas demandas  de  clientes, colaboradores para reinventarse.

El reto de la adaptación a los cambios

En un entorno cambiante e inestable como el actual la habilidad de identificar nuevos nichos de mercados y necesidades es una ventaja competitiva, siempre que las empresas se adapten a los cambios de una manera ágil.

De esta manera las empresas, necesitan escuchar y poner el foco en la experiencia del cliente y del empleado. Asi mismo trabajar el compromiso, la innovación,  gestionar la diversidad, cambiar procesos de trabajo, etc.

Toda esta adaptación es posible  si la innovación forma parte del ADN de la empresa.

Gestionar el cambio con el aprendizaje

Para hacer frente a los constantes cambios a los que se enfrentan y enfrentarán las organizaciones es necesario establecer culturas empresariales que aprenden, lo que Peter Senge,  llama Organizaciones Inteligentes u Organizaciones que Aprenden.

Peter Senge en su obra La quinta disciplina (1990) dijo que las organizaciones inteligentes serán aquellas capaces de generar el conocimiento necesario para dar soporte a los procesos de innovación y para facilitar su adaptación a los cambios.

La teoría de Sengel sobre la Organizaciones Inteligentes, ponen énfasis en el cambio y en el aprendizaje. Dice que las organizaciones capaces de sobreponerse a las dificultades  son aquellas capace de reconocer amenazas y enfrentar sus nuevas oportunidades.

 

Peter Senge utiliza el término Organización Inteligente para describir a una organización o empresa que, de manera continua y sistemática, se embarca en un proceso para obtener el máximo provecho de sus experiencias aprendiendo de ellas.

Sólo las organizaciones que aprenden serán capaces de sobreponerse a los cambios y dificultades.

El reto de conocer las tendencias y ser rápidos

Este nuevo modelo de empresa se interesa por  las tendencias, escucha a clientes, tiene en cuenta los  nuevos hábitos del consumidor y es ágil para cambiar.

RocaSalvatella (2014)  puntualiza y añade  que las nuevas empresas deben ser ágiles ya que las tradicionales son rígidas y lentas, no satisfacen la rapidez que demandan los nuevos mercados.

Las organizaciones ágiles y flexibles que gestionan el conocimiento y la creatividad de sus integrantes son las que prosperan. El pez grande ya no se come al pez chico, es el pez rápido el que se come al pez lento.

Ya no basta con la optimización de la gestión, con reducir los costes o mejorar la calidad ya que todo se puede copiar,se tiende a la comoditización

Las commodities son «mercancía» productos sin diferenciación. Las más clásicas son productos como el azúcar, la soja, la celulosa, etc… productos sin aparente distinción, que se compran a toneladas, y que te daría lo mismo que sean de un lugar que de otro, lo que se busca es el precio más competitivo.

Hoy en día el término commodity se amplia considerablemente, incluso en la tecnología. Hace ya unos años que IBM vendió a Lenovo su división de fabricación de ordenadores portátiles por 1.750 millones de dólares. Se sabía que los ordenadores portátiles llegarían a ser considerados casi una commodity en el futuro y IBM no quería entrar en el juego.

Si tus clientes pueden considerar tus productos una commodity, tu objetivo debe ser conseguir la diferenciación.

Apple trabaja sobre este paradigma.  A los gastos de fabricación añaden los de investigación, innovación, marketing, posicionamiento, etc, por esto el precio se eleva.

Apple podria vender sus productos a 300$ ganando una pequeña cantidad. Pero se quedarían estancados y serían un fabricante más, sin innovar, sin crear nada nuevo y rompedor, sin ser excelentes. De esos hay muchos.

De modo que las empresas tenemos dos alternativas:

  • Investigar, innovar, ser único y estar entre los mejores.
  • O copiar, ganar un pequeño márgen y exponerte a lo que los mercados quieran hacer de ti